MISS REFLEXIONES: CHAPTER III - Y SI MI ALMA SÓLO PESA 21 GRAMOS ¿POR QUÉ TENGO MIEDO A PONERME COMO UNA VACA?


Releyendo el "chapter II" en el que hablaba del peso del alma, me he dado cuenta que el temita me ha quedado como muy serio. Cuando empecé a escribirlo quería darle un tono jocosillo, pero el tic-tac del golpeteo en las teclas se rige por mis dedos, y estos por mi cabeza. Cuando te descuidas empiezan a pasar negros nubarrones, y aquello que querías tratar con alegría de pronto se convierte en un vomito de sentimientos y de recuerdos. De seguir por este camino, mi “chapter” de hoy volverá a coger el mismo color…

Entonces, al tema: Si lo que soy en verdad sólo pesa 21 gramos ¿el resto de gramos (muchos, muchos, muchos…) hasta mi peso (la última vez, unos 60.000 gramos) para que coño los necesito? ¿
No será que mi alma es mucho más grande y por consiguiente, mucho más pesada? Y, como este asunto del alma es difícil de demostrar empíricamente, yo podría tener otra teoría ¿Quién dice que cada un@ de nosotr@s sólo tenemos un alma? Yo apostaría a que según mi peso yo tengo 2.857,14 almas… Y quien diga lo contrario, que me lo apueste…y en su caso, que me lo demuestre.

0 comentarios:

Espero verte pronto...

Espero verte pronto...